Seleccionar idioma
  • Italiano
  • English
  • Deutsch
  • Español
  • Français
El carrito está vacío
close

El secreto de un esprint ganador

28 junio 2021
What it takes to win a Sprint

El Tour de Francia 2021 está lleno de oportunidades para las ruedas rápidas del grupo, que se preparan para esprintar por la gloria. Pero ganar un esprint no es solo cuestión de vatios.

El Tour de Francia de este año tiene 3414 km y sus etapas decisivas serán las de montaña, junto con dos contrarrelojes. No te pierdas la quinta etapa y, como en 2020, la vigésima.

Pero lo bueno del Tour no termina aquí.

Las etapas llanas, en las que dominan los velocistas del pelotón, también harán subir la adrenalina. Pero los esprints no son, como se cree a menudo, una carrera para ver quién puede dar más vatios.

De hecho, el arte de esprintar tiene muchos matices.

El éxito tiene mucho que ver con la táctica, el posicionamiento en carrera y saber cuándo atacar. Este es el secreto de un esprint ganador..

 

EWAN: LA ESTRELLA DEL MUNDO

 

 

Según su organizador, ASO, el Tour de Francia 2021 contará con ocho etapas llanas. Ocho oportunidades imperdibles para que los velocistas de este año sean noticia.

Entre los favoritos, se encuentra sin duda uno de los mejores velocistas de las últimas temporadas: Caleb Ewan, del Lotto-Soudal. El australiano de 26 años, que utiliza las Bora Ultra WTO de fibra de carbono de Campagnolo, ya ha ganado cinco etapas del Tour de Francia en 2019 y 2020 y tiene muchas posibilidades de ganar tres de las seis etapas iniciales aptas para velocistas. 

Ewan ha anche collezionato cinque vittorie di tappa al Giro, di cui due nel 2021. A completare il set di vittorie nei Grandi Giri, una vittoria di tappa alla Vuelta a España del 2015.

El secreto del éxito de Ewan y de muchos de sus compañeros velocistas es su origen de corredor de carretera. Ewan ganó el oro en el ómnium en los Campeonatos del mundo de ciclismo en pista junior en 2011, así como innumerables títulos nacionales. 

 

 

El entrenamiento en un espacio relativamente pequeño y confinado como el velódromo ha mejorado su capacidad para mantenerse en grupo, así como su capacidad para lanzarse y esprintar en el momento adecuado y su capacidad para desarrollar un pedaleo eficiente. 

Toda esta técnica lo ayudó en el caos y la imprevisibilidad de las llegadas al esprint en carretera.

 

LA IMPORTANCIA DEL FAST-TWITCH

 

 

Ewan, al igual que otros velocistas que utilizan Campagnolo y que estarán en el Tour —Christophe Laporte (Cofidis, Solutions Crédit) y Greg van Avermaet (AG2R Citroën Team)—, alcanzará una potencia máxima de unos 1600-1700 vatios en sus esprints

Estas cifras son mucho mayores que las de escaladores como Brandon McNulty del UAE Team Emirates (en su primer Tour); las cifras de McNulty, por ejemplo, no nos dirán mucho sobre su potencia máxima, sino sobre su capacidad para mantener un cierto nivel de potencia en la subida. 

Mientras que una subida exigente requiere alcanzar y mantener una buena potencia —durante un tiempo superior incluso a 30 minutos—, el esprint concentra la máxima potencia en 15-30 segundos.

 

 

La potencia máxima de un velocista es un factor en el que influyen los rasgos genéticos y el predominio de las fibras musculares denominadas «Fast-Twitch» (de contracción rápida) en el cuerpo. Se trata de fibras capaces de generar niveles de potencia muy elevados, pero que se fatigan rápidamente. 

Por otra parte, las fibras musculares de contracción lenta (Slow-Twitch), óptimas para el trabajo de resistencia, permiten a los ciclistas del Tour afrontar un recorrido de más de 3000 km en solo 21 días. Ambos tipos de fibras musculares son entrenables: algunos estudios demuestran que algunas fibras de contracción rápida pueden transformarse en fibras de contracción lenta. El proceso contrario es más difícil. 

En primer lugar, para maximizar el trabajo de las fibras musculares Fast-Twitch y desarrollar la potencia explosiva, los velocistas deben dedicar más tiempo a la potenciación en el gimnasio que sus compañeros de equipo

 

 

Generalmente, en invierno, nos centramos en entrenamientos donde la carga es alta y las repeticiones son pocas, mientras que en verano disminuimos la carga de peso y aumentamos las repeticiones.

En efecto, es importante que el velocista haga muchos kilómetros como preparación para el entrenamiento de resistencia. Ser capaz de emitir una gran cantidad de vatios en un corto período de tiempo es crucial para un velocista, pero es una habilidad casi inútil si no puede seguir el ritmo del pelotón y situarlo estratégicamente por la falta de resistencia.

 

LA TÁCTICA LO ES TODO

 

 

Pero vayamos a la habilidad táctica y al tren final. 

En los últimos minutos de una etapa para velocistas, los trenes de los distintos equipos se ponen en marcha: compañeros de equipo que, a toda velocidad, acompañan al velocista hasta los últimos metros de la meta. Es muy importante estar en una buena posición a unos 2 km de la llegada. 

Aquí, el equipo que trabaja para el esprínter aumenta el ritmo. A 1,5 km del final, el último hombre suele entrar en escena. A este corredor se le suele llamar «pez piloto» y trata de tomar la delantera mientras mantiene a los esprínteres detrás de él, protegidos.

Luego, a unos 500-200 metros, el velocista se separa lateralmente y esprinta en busca del éxito.

 

 

Esto, por supuesto, es solo una simplificación de lo que es un juego táctico extremadamente complejo

El excorredor del Lotto-Soudal, Greg Henderson, recuerda así sus trenes: «Siempre intentaba dejar un espacio en el lado protegido por las barreras, para que solo nuestro esprínter pudiera utilizarlo para pasar. Todos en el grupo sabían que lo mejor era alejarse de la rueda de nuestro hombre, porque yo haría cualquier cosa para protegerlo. Nadie lo intentaba. Les daba miedo. Y esta táctica nos dio una gran ventaja en todas las carreras. El esprint es sobre todo un juego mental».

 

El último elemento para el esprint ganador es la aerodinámica. En cuanto a las ruedas, un juego como las Bora Ultra WTO de Campagnolo, de perfil más alto, proporciona una velocidad increíble y su ligerísimo peso permite a los corredores como Ewan de acelerar rápidamente cuando lo necesitan. 

 

 

Pero la aerodinámica no se limita a las ruedas. El físico del corredor también es importante: en el caso de Ewan, su perfil frontal es tan bajo en el esprint que está casi paralelo al asfalto. 

Esta posición reduce la resistencia del aire, aumentando la velocidad del esprínter.

La suerte está echada: estos son los secretos de un esprint ganador en el Tour de Francia, con llegada a los Campos Elíseos el domingo 18 de julio

¿De quién será el próximo maillot verde? ¿De un esprínter que usa Campagnolo? Lo descubriremos las próximas semanas.

 

© TDW / Getty Images

Este sitio utiliza cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible, además de para fines comerciales y publicitarios. Si continúas navegando por el sitio y no las deshabilitas, nos autorizas al envío y al uso de las cookies en tu dispositivo. Para leer nuestra política en materia de cookies, haz clic aquí.